En la actualidad, la visión empresarial ha cambiado y las softs skills o habilidades blandas están cobrando cada vez más importancia; la asertividad, el liderazgo y el poder trabajar en equipo son tan relevantes como poseer los conocimientos académicos o técnicos para llevar a cabo una tarea.